News Archive

30 de July de 2018

Executive Search y Liderazgo en el “New Normal”

Esta primavera de 2017 se cumplen 25 años de mi comienzo en la profesión de Executive Search y la tentación de revisar la evolución que ha experimentado me resulta irresistible.

Siendo Licenciado en Farmacia de formación, llegué a la profesión de headhunter procedente del sector Life Sciences; casi por casualidad, pero siempre me ha fascinado su origen (aquí escribí sobre ello), su desarrollo, su adaptación y su futuro.

Lo más fácil sería hacer hincapié en el efecto transformador de la tecnología; demasiado fácil. En 1992 la mayor innovación ofimática que pudimos emprender fue una máquina de fax con papel normal en vez de papel térmico. Ni había redes sociales, ni internet, ni buscadores, ni correo electrónico. Y, sin embargo, muchos de los “fundamentals” de la profesión se siguen manteniendo hoy y otros han evolucionado de manera poco predecible. Las innovaciones tecnológicas que aparecen cada día no se detendrán y el valor del discernimiento humano se pondrá en cuestión frente a los robots.

Tras la crisis financiera del 2008 y el rebote de 2011-12, los inversores pasaron a buscar oportunidades de alto riesgo y altos retornos, enfocándose –entre otros sectores- hacia la salud y Life Sciences, la ingeniería genética o los wearables. Cuando podamos decir definitivamente que las diversas crisis quedaron atrás, el contexto económico y empresarial no habrá vuelto al estado anterior a aquéllas. En el “New Normal”, el entorno resultante será diferente del pasado, pero no menos rico en posibilidades para los que estén preparados.

Por ejemplo, ahora se requieren nuevas habilidades como la transversalidad o el trabajo en matriz, que resultan esenciales para desarrollar capacidad de reacción y una flexibilidad moderna. Y al mismo tiempo, aunque una organización se esfuerce en desarrollar talento, algunas personas siempre eligen las opciones más conservadoras, cómodas y conocidas, atrapadas en su zona de confort y distanciadas de la primera línea de responsabilidad y desarrollo profesional.

Una consecuencia evidente es que nuestra/mi profesión no volverá a ser lo que fue en los 90, ni en los dos miles, aunque le pese a algunos colegas. Gran parte de la actual actividad de headhunting está ocurriendo en clientes más pequeños que las corporaciones tradicionales: empresas o Divisiones que viven etapas iniciales de crecimiento o están escalando un éxito inicial. También, en empresas que viven un entorno de constante evolución y cambio. Todas ellas tienen en común un espíritu emprendedor y pionero que reta los estándares establecidos. La mayoría necesitan más servicios de desarrollo del liderazgo que búsquedas tradicionales, o hacer benchmarking de sus equipos directivos. Necesitan Trusted Advisors para identificar, desarrollar y vincular el talento transgeneracional de su organización. Y los Trusted Advisors para este tipo de empresas que van a aprovechar el “New Normal” tienen un enfoque y una imbricación en su estrategia muy diferente de la relación transaccional que fue suficiente tener en el “Old Normal”.

Otro ejemplo sería la situación de muchos candidatos. Hemos pasado de un mercado de oferta en que la llamada de un headhunter tenía un aroma premium de exclusividad y mejora, a un estado donde los candidatos tienen un acceso más directo a clientes finales y ofertas globales. Hoy, esas llamadas pueden ser de un desconocido basado en otro país, -que difícilmente conocerá la cultura empresarial del cliente- y además, la posición puede suponer un cambio en paralelo, estar basada en un tercer país…

Y finalmente, una habilidad que se puede aprender y desarrollar: la Inteligencia Emocional. Hoy en día, los productos se diferencian poco y los medios están al alcance de todos, luego un/a directivo/a capaz de formar, motivar, desarrollar e inspirar, lo hará gracias a su habilidad en las relaciones interpersonales. Algunos directivos son capaces de cumplir con su tarea, pero les cuesta trabajar con sus iguales, relacionarse con colaboradores o lograr alineamiento y consenso. Ahora mismo, 25 años después, existen herramientas contrastadas de desarrollo de liderazgo que pueden ayudar y que evidencian que en nuestra profesión convergen el Executive Search y el liderazgo que un tiempo viajaron por caminos separados.

(Articulo publicado originalmente en Blog 5 Días en Marzo 2017)